Ciencia en remojo > Diario de un oceanógrafo > Al mal tiempo buena cara

Diario de un oceanógrafo:
Al mal tiempo buena cara

miércoles, 13 mayo, 2015

Día 9 de la campaña VULCANA

La pantalla muestra el recorrido completo durante un tow-yo. Se ve donde se largó, las uves que iba dibujando sobre el perfil del volcán y al final el virado

Tras una noche más completando la batimetría continuaríamos a las 8 de la mañana con los últimos tow-yos.

El tiempo seguía sin sonreírnos aunque parecía que por las mañanas daba un poco de tregua. Pudieron completarse los tres tow-yos que quedaban pendientes y aún hubo tiempo de muestrear con la roseta tres de las anomalías registradas durante estas maniobras. La sonda EK60 seguía mostrando grandes e intensas plumas pero los sensores de la roseta solo registraban ligeras variaciones en los parámetros físicos. Una vez más, habrá que esperar a los análisis de laboratorio y al procesado al detalle de los perfiles y datos oceanográficos para conocer la naturaleza de estas anomalías.

redes

Las redes preparadas mientras el buque se aproxima a la estación

El mar se iba embraveciendo pero todavía habría tiempo de tomar muestras de roca sobre las zonas donde se observaron las plumas. Se hicieron dos dragas y el material obtenido se guardó y etiquetó para su análisis en laboratorio. Estas serían las últimas maniobras que el tiempo permitiría hacer en cubierta.

Pese al temporal, Juan Tomás se negaba a volver al refugio del Mar de las Calmas sin antes aprovechar al máximo el tiempo en el Ángeles Alvariño, un tiempo muy valioso del que no es fácil disponer.

Ya que los muestreos en cubierta eran imposibles, había que pensar e improvisar cómo sacar todo el partido al barco y Tomás dibujó nuevos transectos sobre el volcán –coincidiendo con el trazado de los tow-yos– que recorreríamos utilizando un complemento de la sonda multihaz que no suele utilizarse y que sin embargo puede aportar información muy interesante. Se trata del water column, un complemento que al activarlo registra el eco de los haces que rebotan en la columna de agua en lugar de los que rebotan en el fondo. Los archivos generados son enormes pero una vez procesados pueden dar una imagen precisa de las anomalías en la columna de agua.

El mar se ponía cada vez peor pero Tomás insistía en aprovechar el tiempo e intentamos comenzar nuevos perfiles de TOPAS. Pero ya era demasiado. Las rachas de viento superaban los 50 nudos y los registros de la sonda eran muy malos. Así que no quedó otra: pusimos rumbo a al Mar de Las Calmas y por fin el barco mantuvo la horizontal. Esta noche no trabajaríamos y todos –incluso Tomás- agradecimos el descanso.

 

Día 10: Acorralados en el Mar de Las Calmas

img-responsive center-block Pablo

Me llamo Pablo, soy oceanógrafo y periodista, y he creado Ciencia en Remojo para compartir mis trabajos –científicos y divulgativos- e informar sobre actualidad en ciencias del mar.

Menú Principal

¡Suscríbete!

Únete a otros 12 suscriptores