Ciencia en remojo > Diario de un oceanógrafo > Cazadores de plumas

Diario de un oceanógrafo:
Cazadores de plumas

sábado, 9 mayo, 2015

Día 5 de la campaña VULCANA

roseta
La roseta, el principal instrumento oceanográfico para el estudio de la columna de agua

Después de 80 horas seguidas barriendo la isla con la multihaz para obtener una nueva batimetría, comenzaba la caza de las anomalías observadas en los perfiles de la EK60 para tratar de comprobar, midiendo parámetros físico-químicos del agua, si estas anomalías eran o no surgencias del fondo. Comenzaba una emocionante maniobra que requirió de la coordinación del puente, el laboratorio de acústica y los responsables del muestreo con roseta.

Navegamos hacia las coordenadas de una anomalía detectada en el perfil de la EK60 en los primeros barridos de la mañana, cerca de la ladera del cono principal del volcán. El jefe de campaña, Tomás Vázquez, guiaba al capitán en el puente. Olvido y yo, que estábamos de guardia, dábamos apoyo desde el laboratorio de acústica para detectar la anomalía. Y Carmen y Paula preparaban la roseta para largarla justo cuando estuviésemos sobre ella.

La EK60 mostró la pluma y la tripulación largó la roseta. Esta sonda, utilizada principalmente en pesca, va mostrando la presencia de objetos en la columna de agua bajo el barco en cada instante y va quedando dibujado en la pantalla en un perfil temporal. La coordinación fue perfecta y se podía observar como la roseta iba bajando y se aproximaba a la pluma. La expectación era enorme. Científicos y tripulación nos agolpábamos en el laboratorio seco, desde donde Carmen y Paula controlaban la roseta. Sus sensores iban dibujando en la pantalla perfiles de los diferentes parámetros que mide: temperatura, salinidad, presión,… pero la atención se centraba en uno: el ORP, que mide la óxido-reducción y que los expertos esperaban que mostrase un descenso importante al pasar sobre la pluma. Pero antes de cruzar la roseta la anomalía, ésta desapareció.

anomalia

Este perfil temporal de la sonda EK60 muestra como desaparece la pluma justo al lanzar la roseta, cuyo recorrido dibuja una uve. Se escapó

En un primer momento se creyó que la deriva del buque nos había hecho alejarnos de la anomalía. Volvimos a la posición exacta original, pero no se observaba nada. Esperamos en la posición y empezaron a aparecer pequeñas plumas que iban disipándose y se empezó a pensar que se trataba de una emisión intermitente. Se mantuvo la roseta a unos 100 metros de profundidad esperando que surgiese una nueva pluma. Al rato lo hizo, y se largó la roseta. Esta vez se observó con claridad como atravesó la anomalía en la EK60, sin embargo, ni el perfil del ORP ni ningún otro se vieron alterados.

Paula_roseta

Paula en el laboratorio multipropósito observando los perfiles que dibuja la roseta

Continuamos hacia una segunda anomalía pero resultó ser muy pequeña, al menos durante el momento que estuvimos. Se hizo una draga también sobre la zona y se recuperó material reciente de la colada que aparecía colonizado por pequeños gusanos.

Siguiendo el plan programado, dimos por concluido el día de trabajo y nos dirigimos al puerto de La Estaca para realizar un cambio de personal. Embarcó el equipo de oceanografía química que lidera Magdalena Santana de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. Magdalena, junto a Carolina Santana, doctoranda que está estudiando la evolución del ión Fe2+ en la zona, prepararon de inmediato su laboratorio a bordo e instalaron, con la ayuda de Carmen, nuevos sensores en la roseta. Uno de ellos un peachímetro de gran precisión, que podría quizás ser la clave para corroborar la existencia de las escurridizas plumas que mostró la sonda.

Mientras tanto el resto aprovechamos para poner los pies en firme. Paseos, carreras y un baño en el muelle antes de subir a Valverde a cenar científicos y tripulación. Un merecido descanso para desconectar de haces, plumas, rosetas y dragas.

 

Día 6: De vuelta al mar

img-responsive center-block Pablo

Me llamo Pablo, soy oceanógrafo y periodista, y he creado Ciencia en Remojo para compartir mis trabajos –científicos y divulgativos- e informar sobre actualidad en ciencias del mar.

Menú Principal

¡Suscríbete!

Únete a otros 12 suscriptores