Ciencia en remojo > Noticias > Comienza una perforación del océano que pretende llegar al manto terrestre

Comienza una perforación del océano que pretende llegar al manto terrestre

miércoles, 2 diciembre, 2015

6000 metros de corteza separan el fondo marino del manto en esta zona del Índico

drilling
Foto: J. Baylor Roberts/ National Geographic

Perforar la corteza terrestre y poder tomar muestras del manto ha sido un sueño de los geólogos desde que el meteorólogo y sismólogo croata Andrija Mohorovicic descubriese la discontinuidad que lleva su nombre hace algo más de un siglo.

nature_Mahole

Foto: Nature

El primer intento de alcanzar la Moho fue en los años 60 con el proyecto Mohole, que comenzó una perforación en la isla de Guadalupe, México, y que solo alcanzó los 183 metros antes de que el gobierno estadounidense lo cancelase por su enorme coste.

Sin embargo, las muestras tomadas por el proyecto Mohole demostraron ser muy valiosas y gracias a esta experiencia nació una nueva disciplina científica: la de la perforación del océano. Con objetivos menos pretenciosos, nacían los programas internacionales de perforación que se han mantenido hasta hoy y que han supuesto la recuperación de cientos de testigos de sedimentos y rocas por todo el mundo que nos han permitido conocer mejor la historia de nuestro planeta, sus movimientos o explorar los límites de la vida.

Ahora, ese objetivo primordial, que se apartó considerándolo una quimera, podría hacerse pronto realidad.

Este mes de diciembre, dará comienzo una campaña a bordo del JOIDES Resolution que servirá para comenzar la perforación que alcanzará el manto. En esta primera fase, se perforarán 1.5 kilómetros de roca en una zona conocida como Atlantis Bank, en el océano Índico, frente a las costas de Madagascar. Mientras que en los continentes la discontinuidad de Moho se encuentra entre 30 y 60 km de profundidad, en el océano aparece, como promedio, entre 8 y 10 km y en Atlantis Bank a menos de 6. Pero además en esta zona, al contrario que ocurre normalmente, el manto aparece por encima de la discontinuidad de Moho, lo que facilitaría su muestreo, además de convertir la zona en un lugar muy atractivo para su estudio.

Con la perforación de este primer kilómetro y medio no solo se pondrá la semilla para alcanzar la perforación del manto, sino que se llevarán a cabo experimentos para conocer la biología en estas profundidades. Se cree que en esta zona el agua puede percolar varios kilómetros y dar lugar, tras diferentes reacciones, a un tipo de roca conocida como serpentinita. Estas reacciones generan metano, un gas que podrían utilizar microorganismos para obtener energía.

El 30 de enero terminará esta primera misión y, si todo va bien, en una segunda fase, el JOIDES Resolution volverá a la zona para continuar la perforación y alcanzar los 3 km de profundidad. Será entonces cuando llegará la tercera y definitiva fase en la que llegaría el turno del buque japonés Chikyu que perforaría hasta los 6 kilómetros alcanzando por primera vez la Moho. Sin duda uno de los mayores hitos de la historia de la ciencia y la exploración del planeta.

img-responsive center-block Pablo

Me llamo Pablo, soy oceanógrafo y periodista, y he creado Ciencia en Remojo para compartir mis trabajos –científicos y divulgativos- e informar sobre actualidad en ciencias del mar.

Menú Principal

¡Suscríbete!

Únete a otros 12 suscriptores