Ciencia en remojo > Diario de un oceanógrafo > Homenajes a Ángeles Alvariño

Diario de un oceanógrafo:
Homenajes a Ángeles Alvariño

miércoles, 29 abril, 2015

Se acerca el décimo aniversario de la muerte de una extraordinaria oceanógrafa

Angeles Alvarino

La Real Academia Galega de Ciencias acaba de anunciar que el próximo 1 de junio rendirá un homenaje a la oceanógrafa Ángeles Alvariño (1916-2005) durante el Día de la Ciencia en Galicia, coincidiendo con el 10 aniversario de su muerte.

Me entero de esta noticia mientras preparo ilusionado mi embarque en el buque que lleva su nombre, el más moderno de la flota oceanográfica española. Una flota en la que Ángeles no pudo comenzar su carrera investigadora como yo lo hago ahora, ya que Franco no permitía que las mujeres embarcasen.

Ángeles Alvariño comenzó su carrera como oceanógrafa en el Instituto Español de Oceanografía, donde trabajó desde 1950 hasta 1957. Pero tuvo que ser en Reino Unido, durante una estancia en el Laboratorio de Plymouth, en 1953, donde realizara su primera campaña oceanográfica, convirtiéndose en la primera mujer a bordo de un barco británico como investigadora.

Ángeles se dedicó al estudio del zooplancton, y tras su regreso a España se las ingenió para llevar a cabo esta tarea con la ayuda de pescadores y diseñando y construyendo sus propias redes.

En 1957 recibe una beca de la Comisión Fulbrigth para seguir con sus estudios del zooplancton en una de las instituciones más prestigiosas del mundo: la Woods Hole Oceanographic Institution de Massachusetts. Desde entonces pasó por algunas de las principales instituciones de EEUU en investigación marina –como la Scripps Institution of Oceanography-, para terminar obteniendo una plaza en el Southwest Fisheries Science Center de la NOAA en 1970.

Sin duda, esta científica olvidada por muchos, fue una precursora en la investigación oceanográfica española y mundial. Descubrió más de una veintena de especies y fue pionera en estudiar las relaciones del zooplancton y la pesca. Publicó más de un centenar de trabajos científicos y además destacó como una gran divulgadora, especialmente tras su jubilación en 1993.

El 29 de mayo de 2005 fallecía en San Diego (California) una científica extraordinaria que tuvo que emigrar en busca de oportunidades. Seguramente si hubiese tenido en España las mismas condiciones que un hombre también se habría marchado. Pero ni siquiera tuvo elección.

Seguro que Ángeles Alvariño se sentiría orgullosa de este reconocimiento, pero creo que lo que realmente le conmovería sería saber que en la próxima campaña oceanográfica del buque que lleva su nombre participamos 10 mujeres y seis hombres. Algo está cambiando por fin.

img-responsive center-block Pablo

Me llamo Pablo, soy oceanógrafo y periodista, y he creado Ciencia en Remojo para compartir mis trabajos –científicos y divulgativos- e informar sobre actualidad en ciencias del mar.

Menú Principal

¡Suscríbete!

Únete a otros 15 suscriptores