Ciencia en remojo > Noticias > Polémica iniciativa para fertilizar las aguas de Chile y recuperar las pesquerías

Polémica iniciativa para fertilizar las aguas de Chile y recuperar las pesquerías

miércoles, 24 mayo, 2017

La comunidad científica denuncia la falta de base científica y alerta de los posibles riesgos

Ejemplares del alga tóxica Pseudo-nitzschia
Ejemplares del alga tóxica Pseudo-nitzschia

Las intenciones de Chile de verter 10 toneladas de hierro con el objetivo de favorecer el crecimiento del fitoplancton, por ende el zooplancton y, en un última instancia, la pesca, han provocado un debate entre los científicos del que se ha hecho eco Nature.

El gobierno de Chile ha concedido un permiso a la fundación canadiense Oceaneos Marine Research Foundation para llevar a cabo este experimento, con el cual aseguran no obtener beneficio y cuya única intención es “revivir las pesquerías chilenas”.

Sin embargo, investigadores chilenos del Instituto Milenio de Oceanografía, han denunciado que no existe ninguna evidencia de que una mayor producción de fitoplancton ayude a recuperar las pesquerías.

Además, tienen sospechas de que detrás de este experimento existan intereses económicos, lo que violaría la moratoria internacional sobre fertilización del océano que aprobó la ONU en 2008.

El director de Oceanos en 2016, Jason MacNamee, dirigía en 2012 la empresa Haida Salmon Restoration Corporation, año en el que llevaron a cabo en Canadá un experimento similar al pretendido en Chile, que no funcionó y que actualmente la justicia canadiense investiga.

La preocupación de la comunidad científica por los posibles resultados de este experimento, del que Oceanos no ha querido dar detalles, es importante. Debido a la orografía de la costa chilena, la circulación marina es muy compleja y existe un mosaico de aguas bajas en hierro y otras con elevadas concentraciones.

Los científicos coinciden en que la fertilización aumentaría la producción de fitoplancton en aguas con poco hierro, pero la gran mayoría discrepan en que esto tenga consecuencias en las pesquerías. Pero lo más preocupante es la posibilidad de que la fertilización desencadene el crecimiento de algas tóxicas, como la diatomea Pseudo-nitzschia, que produce una neurotoxina capaz de matar a mamíferos marinos y aves.

img-responsive center-block Pablo

Me llamo Pablo, soy oceanógrafo y periodista, y he creado Ciencia en Remojo para compartir mis trabajos –científicos y divulgativos- e informar sobre actualidad en ciencias del mar.

Menú Principal

¡Suscríbete!

Únete a otros 10 suscriptores