Ciencia en remojo > Diario de un oceanógrafo > Sorpresa en la cima

Diario de un oceanógrafo:
Sorpresa en la cima

miércoles, 6 mayo, 2015

Día 2 de la campaña VULCANA

draga_despues
Rocas volcánicas y corales dragados en la cumbre del volcán del Medio

El primer día se hizo largo. Después de dormir poco, probar la sonda multihaz y hacer las primeras estaciones en la cumbre del volcán y el cono vecino, comenzamos con el tedioso trabajo del cartografiado. Comenzaba el primer turno a las 20 horas, con Tomás y Stavros. Se diseñó una densa malla de transectos, líneas paralelas y transversales muy cerca la una de la otra que recorrimos lento –a 5 nudos- para tratar de obtener la batimetría de un volcán que se encuentra a una profundidad al límite del alcance de la sonda. Cubrimos la malla en 12 horas, unos 120 kilómetros que recorrimos en tres turnos de trabajo. A las 12 de la noche dimos el relevo a Tomás y a Stravos, Olvido y yo. Y de 4 a 8 terminarían la cartografía Desirée y David.

enmedio bati

Las líneas muestran el recorrido del barco y los distintos colores muestran la profundidad, aún sin procesar

A las 8 de la mañana, tras el desayuno, comenzarían las dragas de roca. La primera desde la ladera sur hacia la cima, empezando a unos 1800 metros de profundidad y terminando en la cumbre a 1600, barriendo un transecto de entre 300 y 500 metros. La maniobra también se hizo al límite del barco. Se largaron casi al completo los 3000 metros de cable que tiene la maquinilla de popa y, tras cerca de dos horas, llegó la sorpresa: entre rocas volcánicas y sedimentos, se recogieron grandes cantidades de corales de aguas profundas y multitud de especies asociadas. Los científicos a bordo poco más pudimos hacer que observar con asombro y preguntarnos unos a otros que eran unos y otros organismos y acordarnos cada uno de nuestros amigos bentólogos. ¡Lo contentos que se habrían puesto! Guardamos kilos de corales y multitud de especies que habitan estos ecosistemas profundos para que los expertos en la materia que tiene el IEO, como Marcos González, doctorando del Centro Oceanográfico de Canarias, puedan identificarlos. No estaba entre los objetivos de la campaña el estudio de los hábitats ni la recogida de fauna bentónica así que improvisamos unas cajas y guardamos algunas muestras.

Mientras, los expertos geólogos se apresuraban a apartar los corales en busca de la roca volcánica dragada. Se obtuvieron fragmentos muy alterados de color rojo y amarillo. Escorias, explicaba Stavros que se denominan, un material que podría pertenecer a un punto de emisión en los flancos del volcán con una intensa actividad hidrotermal, añadía el científico del IGN.

escorias

Escorias recogidas en la primera draga realizada en el volcán del Medio

Iniciamos la navegación al siguiente punto de muestreo en la cara oeste del volcán, donde la batimetría mostró un escarpe en la ladera. Repetimos la maniobra: se lanza la draga a unos 1800 metros, se larga algo más de cable y comienza el arrastre a poco más de 1 nudo. Tras una hora de izado, la tripulación descarga una nueva muestra en la popa del Alvariño. De nuevo kilos y kilos de corales sobre roca volcánica. Esta vez de mayor porte, algunos fragmentos tenían el tamaño de un brazo y mostraban cortes con cientos de anillos concéntricos que podrán servir para conocer su edad. De nuevo científicos y estudiantes nos abalanzamos sobre la montaña de coral y roca buscando entusiasmados nuevas sorpresas.

coral vivo

Corales de profundidad vivos recogidos a 1800 metros de profundidad cerca de la cumbre del volcán

Aquí las rocas observadas fueron diferentes. Grandes bloques de basalto muy denso y de color negro que los expertos creen que sería material cercano al punto central de la emisión, la cual, al menos en la zona dragada no parece muy reciente viendo el tamaño de los corales que aparecían fijados al basalto. Sin embargo, también aparecieron rocas mucho más recientes en la misma draga, lo que denota la compleja evolución de este volcán.

Es muy pronto y las muestras muy puntuales para determinar la actividad del volcán del Medio, así que habrá que esperar al estudio físico-químico del agua circundante para comprobarlo.

A las 19 horas dábamos por concluido el trabajo en el volcán del Medio por el momento y poníamos rumbo a la isla de El Hierro para comenzar una nueva batimetría del sur de la isla que ampliaríamos a la costa noroeste.

 

Día 3: El tedio de la batimetría

img-responsive center-block Pablo

Me llamo Pablo, soy oceanógrafo y periodista, y he creado Ciencia en Remojo para compartir mis trabajos –científicos y divulgativos- e informar sobre actualidad en ciencias del mar.

Menú Principal

¡Suscríbete!

Únete a otros 15 suscriptores